Y Todo Lo Demás

Siempre hemos estado acá

Posts tagged Daft Punk

Qué se piensa

La muerte del Rock

Ha pasado un tiempo desde que una banda de ROCK se haya tomado el mundo por sorpresa. La última que puedo recordar son los White Stripes cuando luego del adrenalínico White Blood Cells (2001) lanzaran el himno Seven Nation Army en su álbum Elephant (2003). Tal vez otras bandas lograron marcar tendencia en el mundo con trabajos notables como el misterioso In Rainbows de Radiohead (2007), la consolidación que logró Tame Impala con Lonerism (2012) o el Pop-Rock obtenido en el homónimo de St. Vincent (2013). Lamentablemente nadie ha logrado la dictadura musical impuesta por las guitarras de las tiras blancas en el 2003.

Sólo Fredy Mercury y Jack White han logrado que se coreen sus temas en eventos deportivos masivos al rededor del mundo.

Mucha gente atribuye esto a una posible y pegajosa “muerte del rock” que se está aproximando poco a poco. Uno de los motivos para hablar así, es la supuesta ausencia de guitarras, o el estilo que se imponen en los temas populares de hoy. pero en realidad, si usted va por la calle, y escucha a alguien decir algo así, espero que detenga todo lo que está haciendo y lo abofetee, por decir esa barbaridad.  Ya que existen múltiples evidencias que demuestran lo contrario, por ejemplo, Random Access Memories (Daft Punk – 2013) , aunque los temas en donde se incluyó una guitarra fueron menos populares que Get Lucky o Lose Yourself to Dance, también tenemos a Bruno Mars que le vino una visión desde el cielo para componer Looked Out of Heaven, ya que aparentemente la banda The Police era completamente desconocida para él, como también parece que lo fue para una gran cantidad de artistas en el círculo pop de hoy. Para qué hablar de One Direction y sus “antologías” (una manera elegante de llamar a una colección de copias) a los clásicos de UK.

Otro factor que puede dar la sensación de que las guitarras están pasando de moda, es que el rock popular en la actualidad consiste más en una mirada melancólica del pasado, ya no hay lugar para la experimentación de nuevos sonidos, si al menos tu intención es ser masivo en la plebe. Es cosa de observar el constante blues de Jack White, la vuelta a las raíces de Weezer y Blur con sus últimos trabajos, y no vayamos a olvidar los homenajes a los Beatles hechos por Tame Impala en Innerspeaker (2011) y por Temples en Sun Structures (2014).

Es muy seguro que la gente que habla mal del género es aquella que se siente identificada con esta mirada al pasado, que se tira en la cama con las piernas colgando de un lado a mirar el techo mientras escucha The Dark Side of The Moon de Pink Floyd (1973), o tal vez el OK Computer de Radiohead (1997). No los culpo de nada, es difícil pensar que algo así de increíble vuelva a pasar… Tal vez podría llegar a aceptar que el rock está muriendo, pero…

EL ROCK NO MUERE.

Cada vez que discuto con alguien sobre la música del pasado siempre recalco este punto: la música está en su mejor momento. Nunca han existido tantos artistas al mismo tiempo y la creación de nuevos contenidos jamás ha sido tan fácil, poco a poco el desarrollo musical se ha convertido más en un problema de determinación que de dinero y recursos. Gracias al internet existen herramientas como spotify donde puedes encontrar lo que quieras y las radios  no tienen el monopolio sobre qué es lo que estará de moda el día de mañana.

El Rock no está fuera de esta revolución musical, cada día nacen nuevas bandas con sonidos nunca antes escuchados, y lo que es mejor aún, cada vez más otros estilos se dejan influenciar por la guitarra, no necesariamente tocándola en sus temas pero sí por las estructuras impuestas por bandas como Black Sabbath o Alice Cooper (sí, al principio Alice Cooper fue una banda y al separarse el vocalista adoptó el mismo nombre). Un ejemplo actual de esto es el hermoso tema “Blood on Me” de Sampha, donde su influencia por los beats de Radiohead es clara y en sus efectos de sonidos nos hace recordar al viejo Beck.

“I swear they smell the blood on me, I hear them coming for me”

El rock, un estilo tan diverso y complejo al mismo tiempo que, tal vez, el hecho de que no sea lo más popular hoy en día no sea necesariamente algo malo, es una oportunidad, de hacer lo mismo que los artistas populares han hecho con The Police, Alice Cooper y otros más, una oportunidad de utilizar estos sonidos distintos para crecer aún más como género y quizás quién sabe, volver a conquistar el mundo.

¿No estás convencido? ¿Quieres seguir leyendo al respecto? Puedes leer este artículo en donde te muestro a los nuevos artistas en la escena guitarrera, a ver si así puedes decirle a toda esa gente que el ROCK NO MUERE.

También puedes darle un vistazo a esta lista con temas de los últimos años donde el estilo de las guitarras es quien manda.

 

 

Qué se piensa

¿El nuevo Daft Punk?

Es tiempo de una crítica a la música nueva: Justice con su nuevo álbum Woman, dúo electrónico francés, que está de vuelta con un nuevo trabajo, el cual fue muy anticipado por su álbum debut Cross (2007). Este álbum debut por seguro no es perfecto pero fue un momento fantástico para la música bailable electrónica. Realmente fue un punto muy alto, convirtió a esta música en una experiencia que va más allá de los clichés y el concepto populista que, al menos yo, tenía de este género. Muchas veces tuve la opinión que escuchar Cross de Justice era como ver una bola de cañón atravesando la ventana de tu casa en cámara lenta, probablemente influenciada por sus líneas base tan bien trabajadas durante sus mezclas de efectos y colores (o tal vez simplemente a causa del video producido por el tema We Are Your Friends que trabajaron juntos a Simian).

Tenemos entonces, un dúo francés con un álbum debut increíble, de música electrónica, no es un déjà vu, lo mismo ya había ocurrido hace diez años cuando Daft Punk lanzó su álbum Homework. Una vez establecido el éxito de Justice junto a sus excelentes presentaciones en vivo (de las cuales soy testigo) su consolidación en el mundo de la música era sólo una cuestión de tiempo según la prensa y todo aquel que siguió a ambos dúos. Ellos representaban un cambio, una evolución, una nueva flama que aparecía en el horizonte de este arte, una flama que no fue bien conservada y que terminó por transformarse en cenizas poco a poco.

Audio, Video, Disco (2011) fue su segundo disco, en donde se agregaron a su estilo de siempre, instrumentos en vivo, que le dieron un sabor a “ni chicha ni limonáh”, porque nunca estás seguro de qué se trata lo que estás escuchando: es un intento de cambiar los sonidos del pasado o si simplemente “On’n’on” es una copia del tema “Kashimir” de Led Zepellin. En Audio, Video, Disco intentaron hacer algo parecido a lo conseguido por Daft Punk en Discovery (2003), en donde en lugar de influenciar a la música electrónica por diferentes géneros, comenzaron a trabajar con aquellos géneros directamente, y creo que, tú y yo sabemos lo polarizados que fueron los resultados de ambos trabajos.

Es por este tipo de acciones que me duele escuchar Woman, porque parece nuevamente un intento de emular el trabajo de Daft Punk, haciendo una recopilación de sus influencias, tratando de utilizar la melancolía como una herramienta para hacer un homenaje a aquellos géneros que han formado parte de sus vidas (claramente se está haciendo referencia a Random Access Memories, 2013). Es cierto que su producción es mucho mejor que el de su segundo álbum y creo que se puede considerar como una mejora, no obstante, eso es casi todo lo que se puede rescatar. El problema de este tipo de producciones es que intentan invitarnos a compartir emociones con el artista, gracias a sus letras y melodías, pero como resultado se obtiene un álbum plano y sin sabor, aburrido. Si bien existen puntos fuertes, como Stop, en donde creo que sus letras representan un poco su relación con la música en estos momentos (“Muchas veces nos levantamos y nos caemos … Tantas mentiras, tantos recuerdos…”), la mezcla de instrumentos y efectos resulta una tonada triste que logra su objetivo de contagiarnos; Randy es el mejor tema de todos, tal vez porque es el único que nos recuerda la razón por la que escuchamos a Justice en primer lugar: estilos musicales insertados en una juguera de una forma que parece caótica y sin mucho trabajo pero que nos sumerge y nos pierde en sus melodías, antes de buscar las razones escondidas en cada letra o beat que escuchas.

Probablemente diez años es suficiente tiempo para embarcarse en este tipo de trabajos, mezclar tantos estilos musicales como el funk, disco, rock progresivo, gospel y otros, en un laboratorio de una manera tan planificada, que sólo me hace recordar porqué estos estilos ya no están de moda y porqué es algo bueno que se hayan sumergido en la plebe junto al resto. Gaspard y Xavier, lo siento pero yo escuchaba su música porque hay ocasiones en la que no me gusta pensar en absolutamente nada.