Y Todo Lo Demás

Siempre hemos estado acá

Posts by V.Vaure

Qué leer

Carolina Brown y sus círculos en el agua

El libro En el agua está conformado por una serie de cuentos, fue escrito por Carolina Brown, con quien nos juntamos a tomar una cerveza, con el fin de comprender su forma de escribir y de entender su propia obra. Fue publicado en 2014 por Contemporánea, que es un sello editorial de Biblioteca Chilenia. Conversamos sobre literatura, proyectos, y del hecho de tener un trabajo durante el día, manteniendo viva la compulsión de crear por las noches.

Carolina Brown, de cara lavada y sonrisa honesta, estudió Literatura en la Universidad de Chile y luego Comunicación Multimedia en la Universidad del Pacífico. Participó en el taller de escritura de Pablo Simonetti, durante tres años, y tras un largo proceso de escritura y revisión, que tiene su origen en su pasión por contar historias, sea cual sea su formato: fotografías, videos, papel, nace En el agua.

Esta obra  consta de siete relatos que se encuentran ordenados en razón de la historia de una vida, una cronología de los personajes, que aun cuando no son los mismos, exactamente, podrían serlo, son parte de un mismo universo, en donde el acto de fumar siempre es a escondidas, y una bruma de melancolía lo inunda todo. De tal manera, cada narración es una onda en el agua, que se expande, que crece y que se juntan con otras formando una onda mayor.

Dentro del conjunto, existen algunos cuentos que sobresalen respecto de los otros, ya sea porque en su propia narración se advierte un ritmo narrativo más interesante o porque simplemente quedan más grabados en la memoria, por la fuerza de las acciones o de sus imágenes. Como por ejemplo, el primero, Nadar a la otra orilla, nos sumerge profundamente en el contexto y motivaciones de su personaje principal. Además, inaugura perfectamente el libro al presentarnos, el que creo, el mejor final de todos los relatos: una decisión sin certezas.

Por otro lado mi personaje favorito está en el cuento Roedor, que es capaz de revelarse contra una figura cautivante, que lo atrae, pero se sobrepone tras enfrentarse a una visión que conmueve: “balones ardientes emergen uno a uno de la boca chispeante y roja.“¿Qué son aquéllos? Los invito a leer, querrán comentarlo.

Y una historia que después de leída sigue dando vueltas en la cabeza, Todas tus cenizas al mar: nos entrega otra rebelión, otro fuego interior, quizás un último gesto para no terminar hundiéndose con un abusador.

Así vemos que los personajes que pueblan este mundo son seres marginales, que buscan o anhelan la soledad, y que bajo una atmósfera propia de las novelas góticas, de las cuales reconoce su influencia, vemos que cada uno de ellos se ve sometido al influjo de un otro que los domina, ya sea por su belleza, por su carisma, por su dinero, y en donde la libertad por sobre esta luz que atrae, se reparte de manera aleatoria en las historias.

Estamos frente a narraciones que tienen como un nudo el cómo responder a situaciones límites, que se dibujan con nostalgia por la mano de esta escritora, quien escribe por la sola satisfacción del acto de escribir, en este Gotham que es Santiago, donde se es trabajadora de día y escritora de noche.

Carolina Brown actualmente se encuentra terminando su próximo proyecto, en esta ocasión se tratará de una novela, que estará estructurada bajo la forma de tres espacios de tiempo.

En el agua, lo pueden encontrar  en Librería Qué Leo del Parque Forestal, en Feria Chilena del libro y en Antártica, son 107 páginas, y su precio aproximado es de $9.400. 

Pueden visitar la página web del libro aquí para conocer más detalles.

Opinión YTLD / Qué leer

Periodismo y sangre: crímenes reales en la literatura

Un domingo por la mañana, en lugar de escribir esta reseña sobre A sangre fría (1996) de Truman Capote y El Adversario (1999) de Emmanuel Carrére, estaba durmiendo a pata suelta, cuando sonó el timbre de mi departamento. Estaba en mi tercer sueño, entrampada en la pregunta de ¿Dónde nace la fascinación por los actos de violencia? ¿Cuál es el encanto que ejercen sobre mí estas novelas sobre crímenes reales?

Abro la puerta, aún en pijama, y quien está ahí es mi hermano, ensangrentado, diciendo que lo habían asaltado. Fue en el Parque Forestal, le pegaron tres botellazos en la cabeza, para quitarle su celular y cuatro lucas. ¿Dónde se fue mi morbo frente a la crónica roja?

¿Será que la maravilla está en que leemos sobre ellos desde la comodidad de nuestro hogar, bien asegurado, arropándonos con un chalcito en los pies? Pues quizás, aquí les presento mi reseña y teoría:

A sangre fría fue escrita por el periodista Truman Capote, quien realizó una exhaustiva investigación sobre un crimen perpetrado en 1959 en un pequeño pueblo llamado Holcomb, ubicado en Kansas, Estados Unidos. Una mañana encuentran a una familia, madre, padre, hija e hijo adolescentes, amarrados y asesinados sin ningún sentido, no parece que les hayan robado, y no se les conocen enemigos. Con esta novela se entiende inaugurado un nuevo género literario, la novela de no-ficción o novela documento, ya que nos muestra las vidas de las víctimas, sus relaciones y personalidades, pero también cómo son sus asesinos, su captura y el proceso en que son sentenciados a la pena de muerte. En este tipo de obras, no hay lugar para spoilers, ya que se da a conocer rápidamente cuál será el desenlace, siendo lo interesante en cómo es escrita, y en cómo desentraña la humanidad que puede existir detrás de actos como éstos.

Perry, uno de los asesino y Truman en una de sus muchas entrevistas.

Capote sostuvo varias entrevistas con uno de los asesinos, Perry, con quien siempre se ha comentado que mantuvieron una relación sentimental, aunque a partir de la sola lectura del libro podemos ver que es un personaje al que le profesa bastante más cariño, en contraposición al otro asesino, Dick, de quien realiza un gran trabajo caracterizándolo pero se le muestra como un ente opresor dentro de esta pareja de delincuentes. Así podemos ver en un extracto de una carta enviada a Perry por un amigo de su última vez en prisión, el siguiente párrafo, en donde se nos entrega una pequeña ventana a su alma: “Eres un hombre muy apasionado, un hombre hambriento que no sabe dónde saciar su apetito, un hombre profundamente frustrado que lucha por proyectar su individualidad contra un fondo rígido de conformismo (..) ¿Por qué ese creciente desprecio por la gente y esas ganas de herirla? Muy bien: crees que son necios y los desprecias por su moral, su felicidad son el origen de tu frustración

Y así sin más, el lector termina convergiendo hacia los victimarios. Y me veo a mí misma viendo una gran serie de sujetos parecidos a ellos representados en la pantalla, los leo en internet. Y nos veo bajando la velocidad del auto al pasar junto a un choque, para mirar hacia la desgracia de los otros.  Sin embargo, el ejercicio primero suele ser el pensarnos como víctimas, respecto de lo horrible que sería si nos llegara a pasar cualquiera de esos acontecimientos, qué habríamos hecho en el lugar de ellos.

Son las once de la mañana del domingo y estamos en la Urgencia, a la espera del resultado del escáner, y en este mundo fuera de los libros lucimos y nos sentimos asustados. Ahora no nos importan mucho los culpables, al menos no en este momento. Trato de hablarle para que no se duerma, si algo le pasara, no sé, no somos la clase de víctima que llama la atención en los medios, no tenemos dinero ni somos marginales, somos justo un punto en el medio que nadie ve.

Dick, el otro asesino, sufrió un gran golpe en la cabeza, ya de mayor, por lo que su familia y su defensor intentan demostrar que eso hizo un cambio en su comportamiento, que su conducta no era ni agresiva, ni de desafío a las autoridades hasta aquél accidente. ¿Es posible que un golpe en la cabeza te vuelva un criminal? ¿Es posible que mi hermano cambie su forma de ser de un día para otro? ¿Es posible que una familia se vuelva victimaria en razón de la venganza?

Todas las respuestas me parecen afirmativas, o a lo menos plausibles, porque el miedo que nos provoca el identificarnos con quienes fueron dañados, tan buenos, tan inocentes, que sufren tanto dolor innecesario, nos conecta con la posibilidad de abrir la ventana a la sombra que nos compone, hambrienta de violencia, de venganza, de frustración, de odio.

Pero como todo en esta vida existe ese otro lado, oscuro, y que da la lectura de libros como El adversario, que hace el ejercicio de intentar pensarnos como el victimario, ¿Estaremos a un solo mal día en convertirnos en una monstruosa versión de nosotros mismos?

Este libro es impresionante, es una historia real que suena inverosímil, en donde nos presenta en las primeras páginas a Jean-Claude Romand, en 1993, quien mató a su mujer, a sus hijos, a sus padres e intentó, sin éxito, suicidarse prendiendo fuego a la casa donde se encontraba.

Parecía ser una familia normal, de clase media alta, en un pueblo de Francia, cerca de la frontera con Suiza. Pero poco a poco se va revelando la verdad, él mentía desde los dieciocho años respecto de todo, y a todos. Entonces al encontrarse a punto de verse descubierto, prefirió eliminar a todos sus cercanos, a quienes había engañado durante tanto tiempo.

Carrére, el autor del libro, le escribió una carta, estupefacto al saber las características de los hechos, ya que en esa época sus hijos tenían la misma edad que los niños de Romand, a quienes mató. Años después éste le contesta, y comienza una investigación sobre un hombre que cada mañana salía a trabajar como médico, y en lugar de eso vagaba por las carreteras, comía en estaciones de servicios y caminaba por los bosques.

Romand y su familia, a quienes mató.

Este hombre llevaba una vida llena de mentiras, por lo que el interés de esta novela de no ficción, pues se inscribe dentro de los mismos cánones que la de Capote, está en imaginar qué había en la cabeza del asesino, que no mostró actos violentos previos a su gran crimen, que ni siquiera había dado sospechas hasta ese momento, entrado ya en la madurez.

Y el resultado es un relato que atrapa, que aterroriza, que nos muestra a Romand como una cáscara, con una personalidad manipuladora, que era capaz de adecuarse a lo que de él esperaba su interlocutor, así vemos que lo describe: “Una mentira, normalmente, sirve para encubrir una verdad, algo vergonzoso, quizás, pero real. La suya no encubría nada. Bajo el falso doctor Romand no había un auténtico Romand.

A mi hermano lo internaron en la UTI, a los cinco días ya estaba mejor, tuvimos que ir a carabineros para ampliar la denuncia de lesiones menos graves a lesiones graves, para eso debes tomar un número, esperar, sentarte, pensar, no hay nada de provecho en esto, pero es lo que se supone que se debe hacer.

Tanto Capote como Carrére leyeron en el periódico la noticia que los impactó, la que en ambos casos se dieron lugar en pueblos pequeños, de vida tranquila. En ninguno de los dos casos se entiende porqué sucedió aquello que sucedió.

De ahí nace su imposibilidad de spoiler, y la esencia de su encanto, el resultado está en la tapa del libro, en la contratapa la descripción detallada de los hechos, pero no es eso lo relevante.

Estos libros se leen porque nos presentan un proceso, en donde se nos da una perspectiva con la información recolectada de cómo se convierte un asesino en tal, en cómo quienes fueron sus víctimas vivían sus vidas, en como un pueblo queda destrozado ante la escena del crimen.

En el caso de mi hermano no sabemos quiénes fueron, deben andar por las calles, quizás alguno se ha sentado a tu lado en el metro, tal vez nisiquiera te parecen un flaite o sea cual sea tu prejuicio de cómo se ve un delincuente, pero andan por ahí, y son capaces de molerte una botella de vidrio en la cabeza, si un día necesitan tus míseras cuatro lucas y tu celular.

Qué se escribe

Microcuento: Los abandonados

La gata mitad negra mitad blanca, Emilia, había llegado a la casa un día cualquiera, quién sabe de dónde. En la casa no había animales, la abuela no tenía intenciones de cuidar a nadie más. Ya tenía suficiente a sus setenta años con sus siete hijos, que le dieron veinte nietos, de los cuales le quedaba una, Javiera, que iba y venía, se quedaba tres días y desaparecía un fin de semana completo, con su hijo Alexis, un bisnieto de tres años, de grandes ojos castaños, que seguía a la abuela para todos lados.

Alexis, le había puesto Emilia a la gata, nadie sabía de dónde había sacado ese nombre, ninguno de la familia se llamaba así. Se dedicaba por las mañanas a juntar tierra con agua, al lado del cuartucho de herramientas que estaba al final del patio, y por las tardes, en vez de dormir su siesta, perseguía por toda la casa a la pobre gata, ella gruñía y lo amenazaba con sus garras, pero nunca le había hecho daño. Seguramente intuía que todavía él era un cachorrito, y aguantaba con el corazón palpitando rápido, hasta el momento en que pudiera escaparse de sus bracitos gordos.

La abuela, solía dar unos buenos escobillonazos a todo animal que trató de arrimarse a su casa, pero esta vez, se lo tomó con resignación, ya que desde la casa pareada, que se encontraba al lado de la suya, habían empezado a llegar grandes ratones hace un par de meses, con colas gruesas y grisáceas. Emilia, cumplía su cometido; por las noches se escuchaban golpes en el entretecho, a veces aparecían partes traseras de los roedores en el patio de tierra, secándose al sol, y un día se había asomado en la ventana, orgullosa con sus ojos amarillos, con una cola asomándose por el hocico.

Un viernes,como si fuera Javiera, la gata desapareció, pasaron unas cuantas semanas, nadie la buscó. Pero volvió, chascona, con hambre, maullando fuerte. Alexis estaba feliz, la había extrañado, su pequeño mundo tenía apenas tres personajes: la abuela, su madre con sus ojos hundidos, y la gata. Emilia era su compañera en juegos imaginarios, en que ambos eran gato y niño a la vez. Sin embargo, pasado un tiempo, ella engordó, mucho, y ya ni siquiera arrancaba del niño cuando éste trataba de sentarla en su camión de madera.

Así, una tarde, Emilia se acomodó dentro de un clóset, sin querer salir, la abuela estaba furiosa. Alexis arrodillado al lado del hueco en que se había metido, vio, asustado, cómo aparecieron por el trasero del animal seis pequeños bultitos mojados de todos los colores, que se movían, tiritando, mientras la gata echada gemía bajito.

La abuela al ver esto, gritaba enojada, fue corriendo a la cocina, volvió con una bolsa plástica, esperó a que terminara de salir la última criatura, los tomó uno a uno y los fue metiendo en ella. Al terminar, hizo un nudo y se fue directo a la calle. Allí quedaron en la casa, en la habitación, en el clóset, el niño y la gata. Emilia lo miró y emitió un gemido largo y agudo, Alexis sólo le acarició sus orejas, ninguno de los dos entendía bien qué pasaba.

Qué leer / Qué se piensa

Ilustración con discurso: Katherine Supnem

La ilustración en Chile poco a poco se ha vuelto un género importante, ya sea desde la historieta, hasta su proyección en novelas gráficas cada vez más sofisticadas. En este movimiento, el surgimiento de figuras femeninas ha sido crucial, pues son capaces de entregar nuevas perspectivas a temas continuamente usados, como por ejemplo aportando honestidad en el relato, encontramos a Maliki (Marcela Trujillo con libros como El diario Iluminado de Maliki, Quiero ser flaca y feliz), o la sensibilidad de Catalina Bu (Diario de un solo), en que han abierto una puerta hacia el interior para toda una nueva generación de mujeres que dibujan.

En este proceso de creación de piezas gráficas, encontramos a Katherine Supnem, con quien nos juntamos a tomar un café en Santiago Centro, mientras revisamos algunos de sus fanzines, que tiene a la venta al público. Ella estudió Filosofía en la Universidad de Santiago, y fue durante el tiempo en que realizó su tesis sobre “Política y arte corporal” que comenzó a tomar talleres de arte, como dibujo, óleo y performance. En esto último se presentó en el Museo de la Memoria, Universidad de Chile y en la propia USACH.

Para ella el ilustrar nació como un complemento de una incapacidad inicial de verbalizar lo que sentía, partió con un diario de vida, donde el dibujo era natural, y hoy se encuentra en constante estudio, para mejorar su técnica y también para conocer lo que está pasando afuera, pero siempre parada desde una vereda que se puede llamar punk, en que no es posible transar sus ideas, ni sacar la mirada de género de cada trabajo que realiza.

Veamos algunos de sus trabajos:

Uno del 2016, es Margen y marginalidad, fanzine auto-gestionado, auto-editado, auto-publicado, y entregado por su propia dueña, en que nos presenta la historia de dos chicas que intentan vender su arte en la calle y en diferentes ferias, arrancando de los “pacos” y conversando sobre quienes son ellas mismas dentro de este sistema que parece comérselo todo.

Vemos una mezcla de política y conciencia de clase a través de trazos directos, que buscan perpetuar los gestos dentro del contexto, que en este caso es un Santiago de Chile, arisco y de formas en blanco y negro.

La autora nos cuenta que su proceso de creación es sin un storyboard, que simplemente intenta plasmar lo que está en su cabeza dentro del papel, en un ejercicio orgánico, no obstante, con técnica y con cuidados detalles, tanto en su narración como en su presentación.

Katherine Supnem, es un nombre que se viene, ya que sus trabajos tienen un fuerte contenido social, y ha sido invitada a encuentros de cómics en Brasil y en Argentina, de los que reconoce que el contacto con otros artistas fue vital para ella, y para sus proyectos editoriales (en junio será publicada en la revista trasandina Clítoris) Y en particular haber conocido en Chicks on Comics, a Power Paola (Virus Tropical, Todo va a estar bien) quien es un referente latinoamericano por sus historietas autobiográficas.

Otra de sus obras es Embarazo infantil, del año 2015:

En este fanzine, tenemos diversas historias, y diversas formas de trabajar el cómic, en que por una lado, vemos en algunas una serie de imágenes, casi mudas, como fantasmas, y por otro lado, un formato más tradicional, con contenido actual y sincero. Sin embargo, el humor negro, negrísimo del relato que le da nombre al fanzine, estremece, impacta, no te deja indiferente, y eso es muy punk, y es arte a la vez.

En Argentina participó en una charla referente al humor femenino y al humor feminista, en donde el primero se adhiere a los estereotipos, en contraposición al segundo, que pretende obtener como efecto un cuestionamiento de la realidad. Ya que no por provenir de una mujer, lo que ella produzca será feminista por sí solo, sino que se vincula a su propuesta, a que lo expuesto en el papel tenga diversas interpretaciones, señalando de esta forma, la existencia de la posibilidad de modificar los prejuicios, mediante una contra estética.

Es así, que no estamos frente a un dibujo tradicional, son imágenes que ayudan a construir argumentos, que invitan a desnaturalizar aquello que se supone que es lo normal, como la violencia hacia lo femenino. De tal manera. la autora propone tanto en su trabajo material, como en el desarrollo de éste, una postura que incomode, y que genere nuevas ideas, como larvas en el corazón de otras chicas que se resisten a ser tragadas por este mundo.

Puedes encontrar más de ella en:

twitter:   http://twitter.com/Supnem

instagram : @supnem

facebook: http://www.facebook.com/Supnem/

http://supnemilustraciones.blogspot.cl/

 

Qué leer

Dónde encontrar libros baratos (incluso gratis) según tu estilo de lector

Lo primero es lo primero, como lectora me he enfrentado al mito de que leer es caro, que el IVA al libro no nos deja acceder a aquello que debería tratarse como un derecho, básicamente porque el sólo hecho de abrir un texto nos permite recibir una bofetada al intelecto o al alma, algo que la televisión abierta no tiene como su especialidad. Por eso, acá les dejo una serie de alternativas, baratas y también gratuitas, para acceder a toda clase de literatura, según sea tu personalidad como consumidor de libros.

Las limitaciones no sólo están en cuánto puedas pagar, desde cero hasta aquellos que se gastan todo por la primera versión del Señor de los Anillos empastada en oro peruano, sino que también considera qué tanto se desea salir de casa para conseguir nuevas lecturas. Por lo tanto, se tomaron las variantes de dinero e interacción humana para construir la siguiente tipología de lectores, que es bastante arbitraria.

De esta forma, teniendo como prioridad el privilegiar siempre aquellos lugares en que podemos encontrar libros originales, iremos desde el lector derechamente flojo, que seguramente está leyendo esto echado en un sofá, desde su celular, que tiene hambre pero va a esperar hasta que llegue alguien para pedirle que le pase algo del refrigerador. Pasando por aquellos, que tienen a veces días  en que gustan de otros seres vivos, e incluso pueden destinar algo de dinero, si andan de buen humor. Y en tercer lugar, aquellos proactivos, amantes literarios, que van a lugares más allá de su metro cuadrado, con tal de conseguir aquél libro que tanto quieren.

A continuación, los datos de libros según quién seas:

A.- Flojos y/o fuera del país: si usted desea simplemente quedarse frente a su computador, celular, Kindle o cualquier medio con pantalla, sin gastar un peso ni tener que relacionarse con otro ser humano, su personalidad pertenece al signo astral del Lector pasivo. O está fuera del país, o ambas inclusive. Deben tener atención a las siguientes opciones:

1.- Biblioteca pública digital:

¿Qué es?: es un servicio de biblioteca, que sólo contempla la modalidad de préstamo de libros en formato digital, el cual es gratuito, dirigido a todos los habitantes de Chile y a los chilenos residentes en el extranjero. Pertenece al Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile de la DIBAM.

¿Cómo funciona?: para acceder a los libros o audiolibros que se encuentran en su catálogo, debes inscribirte en su página, y mientras tengas conexión a internet, puedes hacer uso de ellos.

¿Dónde?: http://www.bpdigital.cl

Consejo: Los préstamos tienen una duración de 15 días, renovables en 7 días más. Atención con los audiolibros, escúchelos mientras tenga acceso a wifi para que no le coman todo su humilde plan de datos, no es que me haya pasado. Y si no hay copias disponibles, existe lista de espera, en que te avisan apenas se encuentre a tu disposición.

2.- Free Editorial:

¿Qué es?: es una editorial online, en que se ofrecen miles de títulos de manera gratuita, cuyo catálogo va en continuo crecimiento, ya que permite a los usuarios subir sus propias obras, ya sea dándolas a la editorial, participando en su concurso literario o simplemente bajo la modalidad de auto-publicación.

¿Cómo funciona?: puedes elegir el idioma en que deseas navegar y de los libros que deseas descargar, nada mejor que leer a Shakespeare en su lengua nativa, Oh, yes, indeed. Además contiene listado de libros, para vitrinear si no sabes bien qué te gustaría leer en particular.

¿Dónde?: http://www.freeditorial.com/es

Consejo: como es simple descarga de libros, no hay límite alguno en la cantidad de libros que quieres tener en tu biblioteca digital. Es especial para sumergirse un buen rato en búsqueda de aquellos clásicos y no tanto, que siempre hemos querido leer.

 

B.- Barato paisano: ahora bien, si usted puede desembolsar un par de pesos y no necesita evitar el tener que interactuar con otros seres humanos en su diario vivir, es un lector que tiene alternativas más amplias, que le permitirán obtener copias físicas de los textos, joya preciada por su aroma por ciertos fetichistas, como las siguientes:

1.- Metro de Santiago:

¿Qué es?: sé que es un poco descubrir América por teléfono, sin embargo, sigue siendo una gran oportunidad de préstamo de libros de manera gratuita, con un catálogo que siempre está en continua renovación.

¿Cómo funciona?: bastará con que muestres una boleta que llegue a tu nombre a tu domicilio, junto a tu cédula de identidad para que puedas ser parte de este sistema de bibliotecas. Algunas de las estaciones en que se encuentra son las siguientes: Cal y Canto, Los Héroes, Baquedano, Ciudad del niño, San Pablo, Bellavista de la Florida, Plaza de Armas, Plaza Egaña, Macul.

¿Dónde?: http://www.bibliometro.cl

Consejo: sea prudente, pida prestado sólo aquéllos libros que sabe que alcanzará a leer, ya que lo que ahorre evitando comprar, lo pagará en la multa por tardanza en la entrega, que aunque son sólo $100 por día hábil de demora, si pide Los pilares de la tierra de Ken Follet, quizás no le salga tan a cuenta.

 

2.-Página de facebook de venta de libros usados

¿Qué es?: es un grupo cerrado en Facebook, que ya lleva dos años, y que comenzó como una obsesión por su creadora por los libros, en que existe una gran variedad de contenidos, con diversas calidades y precios, en donde lo principal es el trato amable entre los miembros.

¿Cómo funciona?: debes solicitar hacerte miembro, y una vez aceptada tu solicitud puedes buscar u ofrecer libros. Sirve sólo como intermediario, por lo que se debe preguntar bien las condiciones físicas en que viene el libro, negociar su precio, si se trata de un original o no.

¿Dónde?: http://www.facebook.com/groups/848620088512911/?fref=ts

Consejo: es la opción más rápida cuando se busca un libro en particular, ya que es cosa de escribir: ¿Quién me vende Papelucho en vacaciones porque mañana tengo prueba del libro? Y aparecerán los oferentes, pudiendo elegir el de mejor precio o el que tenga un lugar más cercano de entrega.

 

C.- Trekking intelectual: es usted un amante de los libros y no permitirá que el negociar, conversar, caminar, preguntar, interfieran en esta búsqueda de libros a precios convenientes, es mas, para usted significa acrecentar sus conocimientos, y a la vez que aumenta el valor de finalmente haber obtenido la joya literaria que tanto buscaba. Mire las ideas que tenemos para usted, aunque probablemente ya las conozca:

1.- Galería Véneto

¿Qué es?: Una galería ubicada en Providencia, consta de tres pasillos donde encontrará todo tipo de libros usados, a bajos precios, y que siempre es negociable si se compra más de uno. No suele llenarse, por lo que puede pasearse sin problemas todo el tiempo que desee, siempre, siempre, en los cajones que están afuera  encontrará algún tesoro.

¿Cómo funciona?: Converse, vitrinee, pregunte y negocie. Sea amable, porque la mayoría de los vendedores tiene un cariño real por los libros, se puede aprender bastante de ellos.

¿Dónde?: Providencia 1114 cerca de Metro Manuel Montt, a un costado del Passapoga, por si le sirve de referencia.

Consejo: Lo mejor, don Alejandro Lauquén, en el local 17, de la librería Estrofas del Sur, que sólo vende libros originales y tiene su propio canal en youtube donde entrega reseñas de libros, se llama Leer es la palabra. Atentos al próximo Germán Garmendia:

 

2.- Librería de Editorial Universitaria

¿Qué es?: es la tienda de la editorial Universitaria, perteneciente a la Universidad de Chile, se puede encontrar de todo, y acá los vendedores suelen saber de literatura, por lo que es un fresco lugar en pleno centro de Santiago para perderse mirando.

¿Cómo funciona?: no se puede negociar, los libros valen lo que dice su precio, pero como siempre está en una precaria situación, en donde su permanencia da una sensación de correr peligro, existen continuas ofertas y remates, por lo que visitarla de vez en cuando, da gratas sorpresas.

¿Dónde es?: metro Universidad de Chile, a un costado de la Universidad, Alameda 1050.

Consejo: si tiene dudas sobre un libro, pregunte; una vez me salvaron de comprar Coetzee para un amigo, le hablé al vendedor de cómo era él, y bajo sus características me dijo que mejor le regalara El club de la pelea de Chuck Palahniuk. Mi amigo amó el libro, yo ahorré como mil pesos y vuelvo siempre a dicha librería.  Todos ganamos.

 

Obviamente puede ser que seas un lector flojo con ascendente de lector trekking, o quizás eres tripolar en donde de barato paisano, y  según la luna, te extiendas a uno u otro espectro. Da igual, espero que te sirvan estas alternativas, y disfrutes de leer.

¿Conocen otros lugares, que permitan conseguir libros baratos o gratuitos,? por favor pase, comente y difunda la palabra.

Qué leer / Qué se escribe

Microcuento: MENASE

Había una vez, un hombre que vivía con su mujer y sus dos hijos, Cristóbal y Yancarla. Apenas tenían qué comer, y el hombre se preguntaba: -¿Cómo los voy a alimentar, si no tengo nada?-

Su mujer le respondió: – Mañana, los llevarás a lo más espeso del bosque, te esconderás, y se perderán.-

-¡¿Cómo voy a vivir sabiendo que los abandoné!?- replicó, pero su mujer fue tan insistente, que terminó accediendo.

Yancarla había sido violada, y había tratado de cortarse las venas. Cristóbal, tenía un largo prontuario policial. Caminaron junto a su padre al interior del bosque, se sentaron, comieron un trozo de pan y se durmieron. Despertaron, y el bosque era un juzgado.

Entonces Cristóbal, fue internado en un centro psiquiátrico, porque era un adicto. Y Yancarla, se metió al horno de una bruja alcahueta.

>Nadie se sorprendió.

Dentro y fuera del bosque, todo es espanto.

Qué leer / Qué se piensa

Imputada, o de cómo no saber contar un cahuín.

Hay libros que al leerlos maravillan y te hacen desear ser escritor, o te dices a ti mismo, desesperanzado, yo no tengo ese talento, me dedicaré a la soldadura al arco. Pero, hay otros libros, que te revuelven el estómago y te hacen querer escribir, dibujar, pintar, ser youtuber, comentarista de Emol, sólo para decir a todos: NO  LO LEAN.

Sé que es una mala premisa para empezar una reseña, pero permítame llegar hasta el final.

Este libro se publicó a finales del año 2016, y fue escrito por Lily Zúñiga, ex Secretaria de prensa de la UDI, junto a Angélica Yáñez. Había una gran expectación sobre su contenido, debido a que supuestamente develaría toda la verdad de la periodista, relacionada con los secretos del partido político, y su vinculación con el pago de boletas ideológicamente falsas a sus miembros por parte de Soquimich.

Pero ¿Qué fue lo que se obtuvo?: Primero, un texto con problemas de edición (puede entenderse, dada la premura de su publicación mientras los hechos sigan siendo noticia). Segundo, con metáforas que dan vergüenza (“mi mochila llena de sueños, que pronto recibirá un balde de agua fría que congelaría esos sueños, y me haría despertar de golpe a la dura realidad”, “lluvia que no da tregua”, etc). Y lo peor de todo, que no hay nada muy jugoso, ni sabroso de leer, o si lo hubiese, el morbo se diluye en medio de anécdotas o descripciones irrelevantes.

Esta última deficiencia, se puede atribuir a que la autora, aún se siente parte de ese mundo, que tal como una secta, se normalizan conductas horribles, como los diferentes acosos sexuales que sufrió, y no se concibe una vida fuera de ese círculo, donde la necesidad de pertenecer impera por sobre el sentido común, o la auto-protección.

Por otro lado, hasta donde llegan los poderes de google, no existen querellas por los dichos expuestos, ya que estamos frente a un libro de memorias, no es periodismo investigativo, por lo cual, claramente se nos ofrece una visión subjetiva del mundo de la política, lo que no debería constituir una debilidad, sino que pone toda la fuerza en el cómo se cuentan el clasismo, misoginia, racismo, doble moral, que envuelven a la UDI. Estos chismes o vivencias, según quieran llamarles, tendrán la impronta de una denuncia o de objeto narrativo según la virtuosidad que se tenga al momento de narrar.

Como no hay tal cosa, le ahorraré tiempo, dinero y esperanza en la humanidad, y resumiré los dos cahuines más relevantes de este libro, según mi perspectiva:

  • Sobres blancos y sociedades de papel.Un día mi nuevo socio se acercó y me pidió un favor. Me contó que su esposa Claudia Nogueira, tenía promotoras trabajando en la comuna de Recoleta y había que pagarles el sueldo, entonces necesitaba conseguir dinero. Como no tenía a nadie de confianza, me solicitó que emitiera una boleta al Congreso para que ella pudiera gestionar los recursos, y así pagar esos honorarios. (…) El desglose disponible (…) indica que realicé investigaciones periodísticas, entrevistas y levanté cuñas. (…) El monto pagado por esos supuestos servicios fue de $4.200.000.”

Más adelante explica el funcionamiento de las sociedades que llama de papel, de la siguiente forma: “El modus operandi siempre era el mismo. El dinero entraba a mi cuenta personal y luego tenía que ir al banco, sacar el dinero, poner el monto en un sobre y pasarlo por mano a Gonzalo (Cornejo), así no quedaba registro de la transacción. Fue así como entregué más de 30 millones de pesos por mano. Los pagos de los clientes y las boletas para Claudia Nogueira se pagaban de la misma forma y terminaban en los bolsillos de la misma persona.”

  • Nadie quiere a Iván Moerira. No es relevante, pero es gracioso.

Queda claro eso sí, que existe financiamiento político oculto por parte de empresas y de incluso el Opus Dei. Sin embargo, es difícil empatizar con la autora porque no es capaz de ver sus propias contradicciones, las expone al lector pero ella es ciega al respecto. Es así que, un narrador que no comprende sus dicotomías difícilmente podrá acceder a que quien lo lea se interese en los hechos que le van aconteciendo. Ejemplo de ello, es una contaste expresión de que se sentía abusada, pero no dejaba su trabajo porque le gustaba sentir que era reconocida, lo que lleva a cuestionar que si quizás ella hubiera tenido otra cuna, si hubiera tenido otro color de cabello, este libro existiría. Creo que no.

Pienso que está todavía demasiado imbuida en los valores de la UDI como para crear un texto que sacuda y salpique al partido político, está todavía dentro de la secta. No es ni una denuncia, ni una advertencia, entonces, es simplemente un diario de vida, que no ha sido releído por quien lo escribe.

Hay una imagen que relata, que dice más de lo que cree la autora. Para expresar los pocos recursos que se invierten en la casona de Suecia, en que se encuentra la sede del partido, que se asemeja a cualquier oficina pública abandonada, nos cuenta que sobre el umbral de la puerta de su oficina había un día una araña enorme. La araña se quedó allí, se secó, y pasó a formar parte de la decoración del lugar. Al irse de ese trabajo ella se despide de la araña. Parece que siempre limpiar la suciedad es trabajo de otro, y no nos queda más que acostumbrarnos a convivir con ella.

Parafraseando a la propia autora, éste no es un libro que pueda llegar a doblegar el poder que detenta la derecha en nuestro país. No al menos, si está así de mal escrito.

Qué leer / Qué se piensa

La completa libertad del cuerpo femenino: Alfonsina Storni

La poesía siempre parece estar muriendo, siempre parece que ya nadie la escribe, que ya nadie la lee. Que los poetas, estén vivos o muertos, no tienen nada nuevo para esta sociedad de descreídos. Sin embargo, si tienes un instante de buena fortuna y sabes googlear más allá de Neruda, te puedes encontrar a una mujer que te mira a los ojos con el alma expuesta al viento y al sol.

Alfonsina Storni fue una poeta, que nació en Suiza, pero que vivió en Argentina desde su niñez, en 1896. Pasó por varios empleos como mesera, actriz, maestra, mientras escribía de manera original sobre el hecho de ser una mujer en su tiempo, ya que en nuestra Latinoamérica nunca ha sido indiferente el género para definir nuestras vidas. Pero ella, al contrario, decidió que si había alguna voz que iba a escuchar, sería la propia.

Fue una madre soltera, que rehízo su vida en Buenos Aires, intentando combatir los prejuicios sociales, con sus palabras directas. Así encontramos el poema Tú me quieres blanca, en que increpa al hombre que no es capaz de asumir la posibilidad de sexualidad de su amada:

“(…) Tú que hubiste todas
Las copas a mano,
De frutos y mieles
Los labios morados.
Tú que en el banquete
Cubierto de pámpanos
Dejaste las carnes
Festejando a Baco.
Tú que en los jardines
Negros del Engaño
Vestido de rojo
Corriste al Estrago.
Tú que el esqueleto
Conservas intacto
No sé todavía
Por cuáles milagros,
Me pretendes blanca
(Dios te lo perdone),
Me pretendes casta
(Dios te lo perdone),
¡Me pretendes alba!

Fue amiga de Horacio Quiroga, escritor uruguayo, autor de Cuentos de la selva y Anaconda, con quien terminó compartiendo un mismo final. El ya reconocido autor en 1925, la invita para irse junto a él a Misiones, a lo que ella se niega. Quedándose en la capital logra publicar en diversas revistas, y sacar sus primeros libros, de esta forma se convierte en un personaje respetable de la literatura de Argentina. En el poema Siglo XX, es clara respecto de su postura frente a lo que a ella se exige por el sólo hecho de ser mujer:

“Me estoy consumiendo en vida,

Gastando sin hacer nada,

Entre las cuatro paredes

Simétricas de mi casa.

¡Eh, obreros! ¡Traed las picas!

Paredes y techos caigan,

Me mueva el aire la sangre,

Me queme el sol las espaldas.

Mujer soy del siglo XX;             

Paso el día recostada

Mirando, desde mi cuarto,

Cómo se mueve una rama.

Se está quemando la Europa

Y estoy mirando sus llamas

Con la misma indiferencia

Con que contemplo esa rama.(…)

 

Conoció a Gabriela Mistral quien escribe sobre ella en El Mercurio: “Cabello más hermoso no he visto, es extraño como lo fuera la luz de la luna a mediodía. Era dorado, y alguna dulzura rubia quedaba todavía en los gajos blancos. El ojo azul, la empinada nariz francesa, muy graciosa, y la piel rosada, le dan alguna cosa infantil que desmiente la conversación sagaz y de mujer madura“. Pareciera que la tristeza que siempre la acompañaba, pasaba inadvertida, frente a su inteligencia y personalidad, pero después que ya la historia está contada, es fácil ver el destino que colgaba sobre su existencia. Es cosa de leer Yo en el fondo del mar, en que señala:

En el fondo del mar hay una casa de cristal.

A una avenida de madréporas da.

Un gran pez de oro, a las cinco, me viene a saludar.

Me trae un rojo ramo de flores de coral.

Duermo en una cama un poco más azul que el mar.

Un pulpo me hace guiños a través del cristal.

En el bosque verde que me circunda

—din don… din dan—

se balancean y cantan las sirenas de nácar verdemar.

Y sobre mi cabeza arden, en el crepúsculo, las erizadas puntas del mar.”

Se dice que Alfonsina pensaba que el suicidio era una elección, una decisión tomada desde la libertad, y a partir de un día gris en que ella decide abandonarnos, nace su leyenda. En su honor se escribió la canción Alfonsina y el mar por Ariel Ramírez y Felix  Luna, que fuera interpretada por Mercedes Soza. No puedo pensar una carta de despedida y de homenaje más hermosa, en donde se nos regala la imagen en que ella abraza la muerte, internándose poco a poco en el mar, en su mar.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llevando
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.”

Qué leer

Memorias de un perro, escritas por su propia pata

Esta historia comienza en Santiago de Chile de 1893, con Rompecadenas, un perro cristiano, que termina sus días como ateo, tras haber vivido con frailes, entre otras andanzas. Tal y como señala, el propio cachupín, tarde o temprano, la muerte nos toca a todos, por lo que decide que es mejor gastar las energías que le quedan aferrándose a sus recuerdos.

Así, describe sus aventuras con una pluma llena de sarcasmo, cual Lazarillo de Tormes, recorriendo la ciudad, pasando de un amo a otro, exponiendo la ridiculez y la crueldad humana para con quienes como él, no pueden hablar. Tomar esta mirada desde lo marginal nos permite observar una sociedad, con vicios y costumbres, que no parece distar tanto de lo que vemos en nuestros días.

Esta novela gráfica está basada en el libro de Juan Rafael Allende, periodista y escritor nacional del siglo 19, que fuera publicada por entregas en el periódico por él creado, llamado “Poncio Pilato”. La adaptación fue realizada por Gonzalo Marín, en los textos, con las ilustraciones de Adrián Gouet, para la Editorial Letra Capital, que se destaca por tener un enfoque hacia lo patrimonial.

Lo que logran evocar las líneas sencillas y bien trazadas, es un Santiago aún rural, muchas veces pobre, en que “extrañamente” no existen políticas arquitectónicas ni sociales que se hagan cargo de las necesidades de la población, ni mucho menos de los quiltros que hasta el día de hoy son su emblema. Por otro lado, los diálogos transmiten la personalidad de personajes bien definidos, proponiendo con sarcasmo una revisión de quiénes somos como santiaguinos, y como seres humanos.

El relato se proyecta junto al desarrollo de la vida de Rompecadenas, quien a pesar de las dificultades que enfrenta, no abandona sus principios, exponiendo sus reflexiones sobre la relación de las personas hacia los perros, como individuos leales que nos observan, nos pueden llegar a entender, y que suelen tener bastante más sentido común que cualquiera.

Se puede decir que ese es precisamente el objetivo de este libro, ya que en sus comienzos, don Querubín, último dueño de este particular perro, quien le enseña a leer y a escribir, le dice: “Querido amigo, escriba usted sus memorias para que los hombres sepan que los perros piensan y sienten como ellos, y para que puedan alguna vez avergonzarse al saber que los miembros de la raza canina son más nobles y caballeros que muchos que, por andar en dos patas, se creen reyes de la creación.

No se puede más que recomendar esta magnífica historia, que atrapa, y es una delicia para los ojos. Obtuvo el 2016 el Premio Revista Lector, a mejor novela gráfica de ese año, siendo un rescate de una obra que fue llevada a cabo con cuidado y sensibilidad.

Lo pueden encontrar en Librería Prosa & Política, Librería del GAM y Galería Plop, con un precio alrededor de $12.000.

Opinión YTLD

Usted no lo diga: hijo de puta

Los garabatos son un arte, un arte que está al alcance de todos. Y que tienen dos funciones, según yo, y mis estudios por las calles y las intimidades del hogar nacional, por un lado ofender, de hacer daño a algo o a alguien; y por otro, como una exclamación, de alegría, rabia, dolor, creo que un golpe en el dedo chico del pie amerita un conchatumadre bien dicho, o un chetumare, o un conchelalora, según le nazca a cada quien.

Al darle el carácter de arte, exige cierto respeto, no en cuanto exclamación pero sí en cuanto maldición profunda dirigida a un otro. Así vemos que un domingo cualquier, un diputado cualquiera, publicó en su cuenta de twitter que cierto empresario era un “hijo de puta”, con la aclaración de no querer ofender a las chicas de las esquinas.

Se ofende a quien no se quiere ofender y no se entiende a quién sí quiere insultar, debiendo aparecer un decano muy letrado traduciendo de que no se trata de una acusación  hacia la madre de alguien, sino que simplemente se intenta decir que es una mala persona. Pero, si alguien le cae tan mal, que le hace twittear lo pésimo que lo encuentra, en un día domingo ¡¿Cómo no se va a tomar diez segundos en pensar un insulto decente, donde quede claro que es una MALA PERSONA?! Y no tenga que venir la RAE a explicar lo que quiso decir.

No quiero hacer leña del árbol caído, porque bien mal la sacó ese diputado, sin embargo nos entrega una oportunidad de discusión, en que ya es cuestionable el utilizar garabatos del tipo hijo de puta, por favor, ya la madre de cada uno es libre de agitar su carterita o andar de monja, es cosa de ella no más. Si hasta al hijo de Darth Vader le damos la posibilidad de reivindicarse, y gritamos con él su Noooooooooooo… entonces ¿Por qué juzgar al origen materno? Todas las madres tuvieron sexo para ser tales, el que hayan cobrado o no, ya no debería ofendernos si tenemos más de quince años.

Por eso, es necesario detenernos, y ver que la invitación que se nos abre es a crear chuchadas respetables, que sean un combo breaker, sobre todo si son por las redes sociales, porque se tiene el tiempo para pensarlo bien, y se tiene la posibilidad de odiar bien. Siendo este odio tan humano, es posible dirigirse incluso desde el feminismo, ya que no estaríamos hablando en contra del machito, porque todos tenemos un gorila medio facho en el interior, que se nos sale en pequeños gestos, sobre todo en momentos en que nos da por andar puteando al resto. Ya que el machismo no es una enfermedad de algunos, sino que es una estructura política, transversal a diputados, empresarios, madres, y astrofísicas, y con lo difícil que sea, habrá que pensar incluso antes de garabatear a quién no le deseamos el bien.

Como cuando se utiliza el término feminazi, presentando a la teoría de género como una búsqueda de la destrucción de lo masculino, como si se tratara de amazonas con vaginas dentadas. Trol de internet, en serio, el patriarcado nos jode a todos, quizás a algunas más que otros, incluso a ti, que crees que está todo bien. Además, debes saber, que aquel que habla de feminazis como insulto, también nos habla de quién es, que es un ser humano que cree que al asimilar al movimiento con un partido político genocida, le quita valor, y sólo deja claro su ignorancia y su cero empatía.

Entonces, hablando de garabatos como arte, el cielo es el límite. Arriba quienes garabatean y aquellos rápidos de mente que insultan sin putear, y ánimo para el resto de nosotros, que se nos ocurren las frases para el bronce dos días después. Continue reading …