Y Todo Lo Demás

Siempre hemos estado acá

Posts by DJacques

Opinión YTLD / Qué ver

Ultimate Guía del Lollapalooza

Compraste tu entrada del Lollapalooza para ver a The Strokes pero olvidaste ver si te gustaba The Weekend? Bueno aquí va una guía rápida de última hora con algunos consejitos sobre qué podrías ver en este festival anual de la música internacional condimentada de artistas nacionales.

Sábado – Primer Día

El Lolla empieza relajado, con alternativas interesantes como (me llamo) Sebastián, si no lo conoces TIENES que verlo, su segundo disco La belleza (2015) considero que es el mejor disco del año en la música chilena, tiene altos y bajos muy extremos que valen la pena experimentar en carne propia teniéndolo en vivo.

Luego a las dos de la tarde puedes darle una vuelta a la orquesta chilena Newen Afrobeat, siéntate en el pasto a lo lejos con algo para tomar, mientras disfrutas de sus mezclas de música africana y latina. Aprovecha de comer algo rico que el día está recién empezando.

Tienes treinta minutos para pasear, conocer los escenarios y aprovechar de gritar “¡¡¡Qué caras las poleras por la #$%&/ !!!” ¿Encontraste los baños? Bueno ya no importa nada, porque Lucybell aparece a las 15:15 para “respirar en tu boca” o cantar Milagro. No me importa el precio o si vas a poder verlos alguna vez en el futuro, este tipo de temas no pierden valor ni relevancia con el tiempo.

“Perder no impide apostar”

Ahora puedes ir por un cambio directo a Glass Animals, banda inglesa que le encanta mezclar synth pop, indie y hip hop (aunque de repente tiene sus toques de folk también) ¿Quieres conocer algo nuevo? Ésta es tu mejor alternativa. Pero bueno, nadie es perfecto y si no te gustaron puedes ir corriendo a saltar con DJ Who y sus excelentes mezclas, su último tema Good Times tiene una edición muy buena, si sigue trabajando así dará más que hablar en la escena electrónica en el futuro (y ustedes podrán decir “yo lo conocía antes que fuera famoso“).

Ahora tienes que correr a ver Cage the Elephant a las 17:15 hrs, una banda americana que se fue a Londres porque su estilo fue más apreciado por esos lados, si no los conoces pero te interesa el rock británico actual empieza a escucharlos en este instante, sus últimos dos trabajos Melophobia y Tell Me I’m Pretty son dignos de darles una vuelta y sacar uno que otro tema para tus listas personales.


“I know I can’t slow down, I can’t hold back though you know I wish I could”

The 1975 puede ser una alternativa interesante, es un grupo que partió sonando como The Wombats y Catfish and The Bottlemen (el que puedes ver el Domingo) pero terminó mezclando tantos estilos que ahora parece una mezcla entre synth pop y alt rock. Tal vez esto se ve no muy bien en papel pero sus más de 50 millones de reproducciones en spotify por cada sencillo dicen que a través de sus obsesiones por escribir de sexo y amor, más los sonidos electrónicos logran conquistar a sus auditores.

Las 19:15 hrs es una hora de dos estilos polarizados, el punk rock revival de Rancid que con su onda noventera te recuerda a The Clash y otras que influenciaron a bandas de punk hispanoamericanas como a SKA-P, si te agrada esto dale una oportunidad que no te va a defraudar. La otra cara de la moneda es Tchami, el típico francés que con su estilo house revolucionario mezclando con un EDM aún más enérgico de lo normal nos hará creer que se acaba el mundo desde nuestros tímpanos hacia fuera.

Ahora se viene The xx, su indie pop expresado en el 2009 con el álbum xx hizo que esta banda de adolescentes conquistara el mundo. Ocho años después, con tres discos en la espalda más el proyecto individual de Jamie xx en In Colour (2015), parece haber madurado en edición y vocales. Resulta muy interesante ver qué tipo de presentación realizarán en donde junten temas como Intro, On hold, Replica o quizás quién sabe, alguno que otro de mi favorito In Colour como I know there’s gonna be Good Times o Loud Places. Parada obligatoria.


“You go to loud places to find someone who will take you higher than I took you”

Y la guinda del Sábado tiene que ser Metallica ¿Es necesario que te explique de este grupo? Pocas bandas llegan a ser tan famosas que con un estilo muy marcado incluso son catalogadas como pop. Quizás James Hetfield ha cambiado mucho con el tiempo sin embargo, el legado entregado por Metallica es algo innegable después de 36 años de su debut en la escena musical.

Domingo – Segundo Día

Encontrar una ruta “safe” para el día Domingo es mucho más fácil a mi parecer si te consideras alguien “que escucha de todo un poco” (aunque esa definición nunca es tan literal y abierta a muchos estilos como todos pensamos que lo es), aquí lo importante consiste en ir y venir desde el Itaú Stage al VTR Stage (sobre todo después de las seis de la tarde).

Desde las 12:30 a las 16:00 lo considero como un período de exploración, lo mejor aquí es explorar el lugar y darle una oportunidad a cada artista que aparezcan en los escenarios que se vayan cruzando en tu camino. Por ejemplo, puedes ir a comerte las papas con bebida (o el pan con queso que pudiste colar en la entrada) viendo a los Chicago toys que es una banda de rock indie CHILENA (no se confunda por el nombre), probablemente no haya mucha gente, así que podrías relajarte descubriendo nueva música.

Pero si quieres ir a la segura entonces TIENES que ir a ver a Gondwana a las 14:00 y luego al gran Alex Anwandter a las 15:00 (si llega a tocar Casa Latina el show se vuelve épico).


“Si no es real, no sé que es real… Es el fin del mundo y no sé qué esta mal”

A las cuatro de la tarde recomendaría darle una visita a Vance Joy, es el artista popero con un sólo disco y millones de reproducciones en Spotify (se supone que su estilo es una especie de indie más folk pero al final te deja un sabor a pop), y cuando digo millones me refiero a más de cien millones de reproducciones en sus tres temas principales: Riptide, Georgia y Mess is Mine. A lo mejor su estilo no encaja contigo, pero dado los pocos temas que tiene y el éxito recibido últimamente lo convierte en un buen show seguro.

Las 17:00 hrs puede ser un momento complicado para algunos y simple para otros: Jimmy Eat World. Si es primera vez que escucha de este grupo mejor aproveche de ir al baño o sacar fotitos a los escenarios (sobre todo si eres parte del grupo que fue a ver a Borgore). Jimmy Eat World es una banda que inició en los noventa proveniente de la escena emo de esa época, su estilo me recuerda mucho a Yellowcard (tal vez a ellos los conozcas más por su tema Lights and Sounds que dio la vuelta una y otra vez en MTV por allá en el 2005).

Desde las 18:00 hrs la cosa se pone fácil, la ruta obligatoria es: Duran Duran, Two Door Cinema Club, The Weeknd y The Strokes.

¡Son las 6 de la tarde en el Lollapalooza y mi cuerpo lo sabe!

Lo genial de Duran Duran es que su último disco salió hace dos años, de modo que se les puede exigir un show lleno de clásicos new wave (saquen el encendedor coreando “But I won’t cry for yesterday, there’s an ordinary world…”). Difícil que tengas una oportunidad de experimentar esta banda en vivo en alguna otra ocasión si es que no eres fanático de corazón de Duran Duran, aprovecha de ganar experiencia y cultura musical si es que no los conoces, muchos artistas de ésta época y provenientes del new wave como The Cure, Blondie y Depeche Mode han tenido una gran influencia en la música actual.

Un suave paso luego de Duran Duran es Two Door Cinema Club, que representa básicamente lo que se ha convertido el rock popular en nuestra época, una mezcla de electrónica y guitarras hacen temas en los que no sabes si sólo debes chasquear los dedos con un movimiento sutil de cabeza o bailar estilo libre frente al espejo del baño. Luego del exitoso Gameshow (2016) es genial ver la evolución que ha logrado esta banda desde temas como I Can Talk o What You Know.

 

Ahora viene el polo opuesto a Duran Duran, si quieres conocer en qué consiste el pop actual tienes que ir a ver a The Weeknd que se ha transformado una fuerza en la música, Starboy (2016) es su último disco que si bien parece algo inconsistente contiene temas muy satisfactorios como Starboy y I Feel It Coming que hizo en conjunto con Daft Punk (¿Supongo que eso quiere decir algo bueno de el no?). Dale un oportunidad a The Weeknd, culturízate, disfrútalo 😉 .

The Strokes, THE STROKES ¿Hay algo más qué decir? Conocidos como los nuevos reyes del Rock & Roll durante la época del 2001 al 2003 con los discos Is this it y Room on Fire, lanzando al aire a todo el movimiento del indie rockero. Gracias a sus dos primeros y explosivos discos muchas bandas encontraron su espacio como Wolfmother, Jet e incluso The Arctic Monkeys, ya que consideraban a The Strokes como su mayor influencia en el principio de su carrera. Sin embargo como toda banda de ROCK, terminó ahogándose entre las drogas y el alcohol pero su legado se mantiene vivo y parece no perder ni si quiera un poco de su antigua fuerza.

Eso es todo, te dejo mi playlist personal de los strokes. Viva la música.

Qué se piensa

La muerte del Rock

Ha pasado un tiempo desde que una banda de ROCK se haya tomado el mundo por sorpresa. La última que puedo recordar son los White Stripes cuando luego del adrenalínico White Blood Cells (2001) lanzaran el himno Seven Nation Army en su álbum Elephant (2003). Tal vez otras bandas lograron marcar tendencia en el mundo con trabajos notables como el misterioso In Rainbows de Radiohead (2007), la consolidación que logró Tame Impala con Lonerism (2012) o el Pop-Rock obtenido en el homónimo de St. Vincent (2013). Lamentablemente nadie ha logrado la dictadura musical impuesta por las guitarras de las tiras blancas en el 2003.

Sólo Fredy Mercury y Jack White han logrado que se coreen sus temas en eventos deportivos masivos al rededor del mundo.

Mucha gente atribuye esto a una posible y pegajosa “muerte del rock” que se está aproximando poco a poco. Uno de los motivos para hablar así, es la supuesta ausencia de guitarras, o el estilo que se imponen en los temas populares de hoy. pero en realidad, si usted va por la calle, y escucha a alguien decir algo así, espero que detenga todo lo que está haciendo y lo abofetee, por decir esa barbaridad.  Ya que existen múltiples evidencias que demuestran lo contrario, por ejemplo, Random Access Memories (Daft Punk – 2013) , aunque los temas en donde se incluyó una guitarra fueron menos populares que Get Lucky o Lose Yourself to Dance, también tenemos a Bruno Mars que le vino una visión desde el cielo para componer Looked Out of Heaven, ya que aparentemente la banda The Police era completamente desconocida para él, como también parece que lo fue para una gran cantidad de artistas en el círculo pop de hoy. Para qué hablar de One Direction y sus “antologías” (una manera elegante de llamar a una colección de copias) a los clásicos de UK.

Otro factor que puede dar la sensación de que las guitarras están pasando de moda, es que el rock popular en la actualidad consiste más en una mirada melancólica del pasado, ya no hay lugar para la experimentación de nuevos sonidos, si al menos tu intención es ser masivo en la plebe. Es cosa de observar el constante blues de Jack White, la vuelta a las raíces de Weezer y Blur con sus últimos trabajos, y no vayamos a olvidar los homenajes a los Beatles hechos por Tame Impala en Innerspeaker (2011) y por Temples en Sun Structures (2014).

Es muy seguro que la gente que habla mal del género es aquella que se siente identificada con esta mirada al pasado, que se tira en la cama con las piernas colgando de un lado a mirar el techo mientras escucha The Dark Side of The Moon de Pink Floyd (1973), o tal vez el OK Computer de Radiohead (1997). No los culpo de nada, es difícil pensar que algo así de increíble vuelva a pasar… Tal vez podría llegar a aceptar que el rock está muriendo, pero…

EL ROCK NO MUERE.

Cada vez que discuto con alguien sobre la música del pasado siempre recalco este punto: la música está en su mejor momento. Nunca han existido tantos artistas al mismo tiempo y la creación de nuevos contenidos jamás ha sido tan fácil, poco a poco el desarrollo musical se ha convertido más en un problema de determinación que de dinero y recursos. Gracias al internet existen herramientas como spotify donde puedes encontrar lo que quieras y las radios  no tienen el monopolio sobre qué es lo que estará de moda el día de mañana.

El Rock no está fuera de esta revolución musical, cada día nacen nuevas bandas con sonidos nunca antes escuchados, y lo que es mejor aún, cada vez más otros estilos se dejan influenciar por la guitarra, no necesariamente tocándola en sus temas pero sí por las estructuras impuestas por bandas como Black Sabbath o Alice Cooper (sí, al principio Alice Cooper fue una banda y al separarse el vocalista adoptó el mismo nombre). Un ejemplo actual de esto es el hermoso tema “Blood on Me” de Sampha, donde su influencia por los beats de Radiohead es clara y en sus efectos de sonidos nos hace recordar al viejo Beck.

“I swear they smell the blood on me, I hear them coming for me”

El rock, un estilo tan diverso y complejo al mismo tiempo que, tal vez, el hecho de que no sea lo más popular hoy en día no sea necesariamente algo malo, es una oportunidad, de hacer lo mismo que los artistas populares han hecho con The Police, Alice Cooper y otros más, una oportunidad de utilizar estos sonidos distintos para crecer aún más como género y quizás quién sabe, volver a conquistar el mundo.

¿No estás convencido? ¿Quieres seguir leyendo al respecto? Puedes leer este artículo en donde te muestro a los nuevos artistas en la escena guitarrera, a ver si así puedes decirle a toda esa gente que el ROCK NO MUERE.

También puedes darle un vistazo a esta lista con temas de los últimos años donde el estilo de las guitarras es quien manda.

 

 

Qué se piensa

¿El nuevo Daft Punk?

Es tiempo de una crítica a la música nueva: Justice con su nuevo álbum Woman, dúo electrónico francés, que está de vuelta con un nuevo trabajo, el cual fue muy anticipado por su álbum debut Cross (2007). Este álbum debut por seguro no es perfecto pero fue un momento fantástico para la música bailable electrónica. Realmente fue un punto muy alto, convirtió a esta música en una experiencia que va más allá de los clichés y el concepto populista que, al menos yo, tenía de este género. Muchas veces tuve la opinión que escuchar Cross de Justice era como ver una bola de cañón atravesando la ventana de tu casa en cámara lenta, probablemente influenciada por sus líneas base tan bien trabajadas durante sus mezclas de efectos y colores (o tal vez simplemente a causa del video producido por el tema We Are Your Friends que trabajaron juntos a Simian).

Tenemos entonces, un dúo francés con un álbum debut increíble, de música electrónica, no es un déjà vu, lo mismo ya había ocurrido hace diez años cuando Daft Punk lanzó su álbum Homework. Una vez establecido el éxito de Justice junto a sus excelentes presentaciones en vivo (de las cuales soy testigo) su consolidación en el mundo de la música era sólo una cuestión de tiempo según la prensa y todo aquel que siguió a ambos dúos. Ellos representaban un cambio, una evolución, una nueva flama que aparecía en el horizonte de este arte, una flama que no fue bien conservada y que terminó por transformarse en cenizas poco a poco.

Audio, Video, Disco (2011) fue su segundo disco, en donde se agregaron a su estilo de siempre, instrumentos en vivo, que le dieron un sabor a “ni chicha ni limonáh”, porque nunca estás seguro de qué se trata lo que estás escuchando: es un intento de cambiar los sonidos del pasado o si simplemente “On’n’on” es una copia del tema “Kashimir” de Led Zepellin. En Audio, Video, Disco intentaron hacer algo parecido a lo conseguido por Daft Punk en Discovery (2003), en donde en lugar de influenciar a la música electrónica por diferentes géneros, comenzaron a trabajar con aquellos géneros directamente, y creo que, tú y yo sabemos lo polarizados que fueron los resultados de ambos trabajos.

Es por este tipo de acciones que me duele escuchar Woman, porque parece nuevamente un intento de emular el trabajo de Daft Punk, haciendo una recopilación de sus influencias, tratando de utilizar la melancolía como una herramienta para hacer un homenaje a aquellos géneros que han formado parte de sus vidas (claramente se está haciendo referencia a Random Access Memories, 2013). Es cierto que su producción es mucho mejor que el de su segundo álbum y creo que se puede considerar como una mejora, no obstante, eso es casi todo lo que se puede rescatar. El problema de este tipo de producciones es que intentan invitarnos a compartir emociones con el artista, gracias a sus letras y melodías, pero como resultado se obtiene un álbum plano y sin sabor, aburrido. Si bien existen puntos fuertes, como Stop, en donde creo que sus letras representan un poco su relación con la música en estos momentos (“Muchas veces nos levantamos y nos caemos … Tantas mentiras, tantos recuerdos…”), la mezcla de instrumentos y efectos resulta una tonada triste que logra su objetivo de contagiarnos; Randy es el mejor tema de todos, tal vez porque es el único que nos recuerda la razón por la que escuchamos a Justice en primer lugar: estilos musicales insertados en una juguera de una forma que parece caótica y sin mucho trabajo pero que nos sumerge y nos pierde en sus melodías, antes de buscar las razones escondidas en cada letra o beat que escuchas.

Probablemente diez años es suficiente tiempo para embarcarse en este tipo de trabajos, mezclar tantos estilos musicales como el funk, disco, rock progresivo, gospel y otros, en un laboratorio de una manera tan planificada, que sólo me hace recordar porqué estos estilos ya no están de moda y porqué es algo bueno que se hayan sumergido en la plebe junto al resto. Gaspard y Xavier, lo siento pero yo escuchaba su música porque hay ocasiones en la que no me gusta pensar en absolutamente nada.